La defensa, con altas notas

Carlos Caballero V.
SAO PAULO, BRASIL
9 de Julio de 2014 08:42 pm
  • Mario Alberto Yepes fue el león de la defensa y David Ospina, un gran arquero. // AFP

El fútbol es de equilibrio y Colombia lo tuvo en el Mundial de Brasil 2014, en donde logró meterse entre las ocho mejores selecciones del planeta.

Si bien la selección Colombia hizo 12 goles, una cifra muy buena en cinco partidos, el trabajo defensivo, tuvo un destacado desempeño. Solo recibió cuatro goles.

Lo hecho por Colombia en defensa tiene un mayor mérito si se tiene en cuenta, que esta era una de las zonas que más dudas generaba solo unos días antes que rodara el balón en este certamen.

Los laterales Camilo Zúñiga y Pablo Armero llegaban sin ritmo de competencia, mientras que el defensa Mario Alberto Yepes era cuestionado por la prensa y aficionados, que decían que a sus 38 años no tenía la velocidad suficiente para ser garantía.

También aparecían en la zona defensiva otro grupo de jugadores: Santiago Arias, Eder Álvarez Balanta, Carlos Valdés y Cristian Zapata. Ninguno de los nombres mencionados eran seguros titulares.

Mucho se especuló sobre los cuatro hombres que saldrían como titular en el primer juego ante Grecia y fueron varias las combinaciones que se hicieron intentando jugar al técnico. Solo un par de minutos antes de que comenzara este compromiso se conoció quiénes serían los titulares en el fondo.

José Pékerman se decidió por Camilo Zúñiga, Cristian Zapata, Mario Alberto Yepes y Pablo Armero. Y ellos cumplieron una muy buena función en cada uno de los juegos.

Zúñiga fue brillante en salida y cuando tuvo que marcar lo hizo de muy buena forma. El ritmo de competencia lo cogió en el Mundial, en donde se mostró como una ficha clave para la tricolor.

Zapata fue una muralla como defensa centro. Mostró rapidez, fuerza, sentido de ubicación y buen juego aéreo. El número dos de Colombia hizo un gran mundial.

Yepes mostró liderazgo, entrega, gran capacidad en los cierres, demostrando gran profesionalismo y convirtiéndose, lejos, en el mejor del fondo.

Armero, el único discreto de los del fondo, marcó gol, tuvo notas altas y bajas, pero finalmente realizó una labor aceptable.

El trabajo del cuarteto posterior fue respaldado por Carlos Sánchez y Abel Aguilar, los habituales titulares como volante de marca y de gran desempeño en el quite del balón. Pero también por James, Cuadrado, Ibarbo y Teo, quienes siempre pasaron la línea del balón e intentaron recuperarlo lo antes posible.

Esa Colombia muy solida en defensa tuvo en el portero David Ospina una gran garantía en el arco. El meta antioqueño fue vital en varias situaciones de juego para ayudar a ganar a la tricolor.

El equipo de Pékerman recibió un gol de Costa de Marfil, otro contra Japón y dos más de Brasil. Grecia y Uruguay no le marcaron goles.

Fue un equipo solidario para defender y eso fue clave a lo largo de todo el mundial. Con la misma velocidad que salía a atacar así se reagrupaba para quedar en posición defensiva.

Eso hizo que Colombia fuera un equipo que difícilmente quedara en desventaja numérica en los ataques del contrario.

Los goles que recibió fueron de Gervinho (Costa de Marfil), en gran jugada individual; Okasaki (Japón) de cabeza; Thiago Silva (Brasil) en un centro de costado y descuido en marca y David Luiz (Brasil) tiro libre.

 

 

 

MINUTOS JUGADOS DE LA DEFENSA EN LA ERA PÉKERMAN

 

Pablo Armero: 2224 minutos (18 partidos oficiales y 10 amistosos)

Mario Yepes: 1485 minutos (14 partidos oficiales y 5 amistosos)

Camilo Zúñiga: 1427 minutos (14 partidos oficiales y 5 amistosos)

Carlos Valdés: 921 minutos (6 partidos oficiales y 5 amistosos)

Cristian Zapata: 881 minutos (6 partidos oficiales y 5 amistosos)

Santiago Arias: 563 minutos (5 partidos oficiales y 4 amistosos)

Eder Álvarez Balanta: 183 minutos (1 partido oficial y 3 amistosos)