La clave del éxito de la Selección Colombia

COLPRENSA
BOGOTÁ
4 de Julio de 2014 11:25 am
  • // COLPRENSA

Un nuevo capítulo en la historia de fútbol se escribió, este Mundial Brasil 2014 ha sido el libro en el que 23 guerreros estamparon sus nombres para la posteridad y desde ahora quedarán grabados en la memoria y el corazón de todo un país, de esta generación y de las que vendrán.

Jamás Colombia había derramado tantas lágrimas de alegría como hoy, desde ese 14 de junio cuando nuestro equipo saltó a la cancha, se puso la mano en el corazón, entonó su Himno Nacional, marcó tres goles, salió victorioso y superó el debut con el que muchos habían soñado.

Aunque bastaba con ese debut, la dicha no terminó allí, de nueve puntos posibles consiguieron nueve, y con nueve goles marcados lograron el paso a octavos de final, luego de 24 años sin alcanzar esa instancia.

No conformes con ello, ya allí, en la segunda fase, vencieron a un fuerte rival, Uruguay, el que cuatro años atrás logró ser cuarto, había sido eliminado por ellos, en un partido en el que mostraron por qué están donde están, en un partido donde demostraron que son grandes porque no es solo uno, son todo un equipo.

Después, los cuartos de final, la instancia con la que tal vez nunca soñaron y consiguieron. Fue el permiso para ilusionarse con más, la oportunidad de creer y aumentar la fe con la que llegaron.

EL SECRETO

Sin dudas, lo que ya han logrado no habría sido posible sin el apoyo y compañía de sus hinchas, sobretodo de esos que han estado siempre allí, esos que en las buenas y en las malas prevalecen, los que estuvieron desde años atrás cuando ser futbolista era el sueño más grande de sus vidas: sus familias.

Gracias a la idea que Falcao entregó a uno de sus patrocinadores más grandes, 120 personas entre familiares y amigos de los 23 gladiadores viajaron a Brasil con todo pago para acceder a cada partido, estar en la tribuna y desde allí lanzar la mejor energía a los suyos que también son los nuestros.

Sin pensarlo, aquel gesto que parecía un consentimiento para quienes irían a dejar todo lo que tienen en Brasil, se convirtió en el motor fundamental para alcanzar las victorias y los logros que hasta hoy se consiguieron.

Para el equipo, según Álvaro Bonilla, psicólogo de la Universidad de la Sabana, la presencia de los más allegados a los jugadores "significa para ellos un descanso y una tranquilidad, porque así, pueden tener la confianza de que en cualquier situación ellos estarán para apoyarlos, tienen la necesidad de complacerlos y hacerlos sentir orgullosos a cada instante, por eso dan más de lo que tienen y esa presencia les permite no expenler parte de su energía extrañando o preocupándose por su familia al tenerlos lejos".

Así mismo piensa Wilson Gutiérrez, ex técnico del Independiente Santa Fe, quien asegura que sin dudas, la presencia de los familiares del seleccionado ha sido el motor para lograr tan buenos resultados, porque la tranquilidad de saber que sus familias están bien y la emoción de saber que sus hinchas más grandes los están viendo allí, les da la confianza suficiente para dejarlo todo en el campo.

“El apoyo emocional que brindan los seres queridos no se puede reemplazar con nada, creo que eso no ha sido crucial para la motivación y las ganas con las que entra cada jugador a la cancha, porque saben que al final podrán recibir un brazo y ver el rostro de esos que aman y siempre han estado allí”, asegura el técnico.

Sin dudas, los gritos, lágrimas y apoyo de estos 120 han significado la realización del sueño de todo un país, porque su presencia en las tribunas le da la confianza que cada jugador necesita, además les brinda la oportunidad de evadir la carga negativa que representa estar lejos de quienes aman y les deja vivir la felicidad de compartir su propia felicidad con quienes más la entienden. Esa es la clave que no tiene precio, que lleva al éxito y que ha permitido reescribir la historia de todo un país.