Jugadores de la Selección alemana fueron recibidos como héroes

AP
BERLIN
15 de Julio de 2014 01:40 pm
  • Cerca de 400.000 aficionados recibieron a la Selección. // AP Markus Gilliar

En una fiesta que tardó 24 años en prepararse, miles de alemanes mostraron su adoración y admiración por los ganadores de la Copa del Mundo en un desfile de la victoria celebrado el martes en la puerta de Brandendurgo.

Los aficionados comenzaron a llegar al monumento histórico que identifica a Berlín en la madrugada, para dar la bienvenida al equipo dirigido por Joachim Loew y al trofeo. El cuarto título mundial de Alemania, primero desde 1990, coronó años de trabajo de Loew para modernizar al equipo y se consiguió tras cuatro fracasos en torneos recientes.

"Todos somos campeones mundiales", dijo Loew a la multitud.

"Por supuesto que recorrimos un largo camino para llegar al título, y fue increíblemente duro al final. Pero estamos increíblemente felices de estar aquí con los aficionados".

Mario Goetze, autor del gol con el que derrotaron a Argentina en la final, fue saludado con una ovación ensordecedora por una ola de aficionados que ondeaban banderas con los colores negro, rojo y amarillo de la enseña alemana.

Cuando los jugadores aparecieron en el escenario para recibir los aplausos, los aficionados les dieron la bienvenida coreando la frase "dios del fútbol" luego de que se presentara a cada uno. Las ovaciones más fuertes fueron para Bastian Schweinsteiger, Thomas Mueller, Goetze y Miroslav Klose.

"Estamos súper orgullosos de este logro, luego de estar aquí en 2006 y 2008 luego de quedar en tercer y segundo lugar, y tras finalmente conseguirlo luego de una larga jornada, con este equipo sensacional", dijo el defensor Per Mertesacker.

Aunque hubo problemas con el sonido, que causaron que la mayoría de lo dicho por los jugadores no se escuchara, a los aficionados no les importó. De hecho, cuando el defensa Jerome Boateng, de regreso en su ciudad natal, gritó "no los escucho", los gritos fueron aún más fuertes.

El avión del equipo aterrizó en el aeropuerto de Tegel a media mañana tras hacer un sobrevuelo a baja altura sobre la "milla del aficionado", donde se realizó la concentración.

Philipp Lahm, capitán de la escuadra, encabezó al equipo en su salida de la aeronave, que fue recibido por un coro de aficionados que cantaban "el fútbol regresa a casa" desde la terraza de la terminal aérea.

Tras él salió Schweinsteiger envuelto en una bandera alemana y con una curación bajo su ojo derecho causada durante un choque.

El equipo hizo un viaje de dos horas desde el aeropuerto a Berlín en un autobús decorado con números alusivos a las ocasiones en que Alemania ha ganado Copas del Mundo. Las anteriores fueron en 1954, 1974 y 1990.

Personas de todo el país viajaron a Berlín para participar en la celebración. "Aprovecharon sus vacaciones para estar aquí, es algo totalmente increíble", dijo Till Uhlig, residente de Hannover. "Estábamos detrás del escenario donde se estacionó el autobús. Es increíble".

La residente de Berlín Katrin Fels, quien llevó a su hija a la fiesta, dijo: "Sabíamos que esto iba a pasar. Desde el principio del año estuvo claro que teníamos al mejor equipo. Es perfecto para todas las generaciones".

Munich también formará parte de la celebración ya que la mayoría de los jugadores de la selección militan en la escuadra campeona de la Bundesliga, el Bayern Munich. El gobierno de Munich y el equipo planeaban hacer una recepción para su jugadores en el aeropuerto.