James, el niño genio de la histórica tricolor

Filiberto Rojas Ferro
FORTALEZA
4 de Julio de 2014 06:06 pm
  • James Rodríguez fue la figura de Colombia en el Mundial. // COLPRENSA

En Argentina lo conocieron, en Portugal se cansaron de verlo festejar, a Francia lo llevaron como figura, en Colombia conocíamos su talento, pero en Brasil se presentó como astro del fútbol mundial, de la talla de los más grandes de la historia.

Él es James David Rodríguez Rubio, un cucuteño que se formó como futbolista y persona en Ibagué, para con sólo 22 años de edad deslumbrar al mundo con su talento, goles, remates, pases y hasta celebraciones, durante la Copa Mundo de la Fifa Brasil 2014.

En Argentina quedó en la historia como el extranjero más joven en debutar y marcar un gol, con Banfield. En Portugal se dio el lujo de dar nueve vueltas olímpicas en tres años con el Porto. A Francia llegó para preparar el Mundial y fue el mayor asistente de la Liga, inscribiendo su nombre en el equipo ideal de la temporada. Y en Brasil también dejó sus récords.

James queda en la historia como el goleador histórico de Colombia en los Mundiales, con seis, anotaciones, por delante de Jackson Martínez, Adolfo Valencia y Bernardo Redín, quienes suman de a dos cada uno.

De pocas palabras en público, pero hablador en la confianza de los amigos y la familia, James cautivó al mundo del fútbol como un 10 natural, pues cuando parecía que en el fútbol esa posición desaparecía tras el último gran creativo que fue Zinedine Zidane, James llegó para tomar la posta que en Colombia nadie le había recibido a Carlos Alberto ‘Pibe’ Valderrama.

“James es feliz, esto es lo suyo, un Mundial, fue el sueño de niño y rápidamente gracias a Dios se le cumplió”, reconoce su madre, Pilar Rubio, quien añade que “es algo impresionante, porque la carrera de James ha sido a mil por hora, pero no le ha quedado grande, él ha demostrado que para jugar no le tienen que pedir cédula”.

“Soy feliz porque marcamos la historia, yo siempre quise estar acá, es un sueño grande desde niño que pude cumplir y aún me queda mucho más”, admite el 10, el volante del Mónaco de Francia, club que seguramente recibirá ofertas millonarias por James, el niño genio de la histórica tricolor que escribió con tinta indeleble la página más dorada en todos los tiempos del fútbol colombiano.