Ir a Fortaleza revienta el bolsillo

Carlos Caballero V.
FORTALEZA, BRASIL
2 de Julio de 2014 08:52 pm
  • Muchos colombianos han hecho esfuerzos para ver a esta selección Colombia, que hace historia en Brasil. // AFP

Quienes decidieron tarde acompañar a Colombia en el Mundial de Brasil 2014 sí que les saldrá por un ojo de la cara llegar hasta Fortaleza, sede del juego por cuartos de final entre colombianos y brasileros.

En la Copa Mundo de Brasil a medida que pasan los juegos se incrementan los valores, sobre todo de tiquetes aéreos y boletería.

Colombianos que están en el país sede de la cita orbital no la tuvieron fácil para ir a esta sede, en donde los pupilos de Pékerman buscarán hacer historia.

Quienes menos sintieron el golpe del bolsillo fueron los que compraron tiquetes apenas terminó el juego Colombia-Uruguay. Después de ese partido cualquier minuto que se dejara pasar valía oro porque o se incrementaba o se agotaba el mismo.

Los tiquetes de Sao Paulo a Fortaleza se vendieron como pan caliente. Ida y vuelta cada uno tuvo un valor de 2 mil 500 real, unos 2 millones de pesos colombianos aproximadamente. En la mañana siguiente de la clasificación ya se habían agotado los mismos.

Entonces muchos optaron por tomar la ruta de Sao Paulo hacia Natal, en donde solo el trayecto de ida costaba mil real (800 mil pesos colombianos). La distancia por tierra a Fortaleza es de unas seis horas. Por esta vía también se fueron agotando los tiquetes.

Los más osados averiguaron en la Rodoviaria (terminal de transportes). Ahí recibieron la información de que entre Sao Paulo y Fortaleza hay 42 horas de viaje por un valor de 350 real (280 mil pesos) un solo trayecto. Hubo muchos que movidos por el sentimiento se le midieron a esa travesía.

¿Y las boletas?

Pero no solo termina la historia para quien logre llegar a Fortaleza, en donde esta vez todo parece indicar que los colombianos no se sentirán tan en casa, pues los brasileros seguramente ocuparán la mayoría de las graderías.

La operación Colombia-Brasil no termina ahí, pues la boletería en su gran mayoría está en manos de hinchas brasileros. También de uruguayos, ingleses e italianos, que compraron por adelantado y le apostaron a que su selección jugaría los cuartos en Fortaleza.

Para los aficionados colombianos que no compraron boletas por adelantado y ahora sueñan con estar sentados en las tribunas del estadio Castelao de Fortaleza no es tarea fácil conseguirla porque están escasas y, además, los precios rompen los bolsillos.

En la Fifa, comprando por internet, los precios de la primera fase fueron 175 dólares (primera categoría), 135 (segunda categoría) y 90 (tercera categoría). Una vez arrancó el mundial, los revendedores le duplicaron el valor.

Lo mismo pasó en octavos de final, en donde en la página Fifa, en su momento, se compró en 220 dólares la de primera categoría, pero que unas horas antes de iniciarse el juego entre Colombia y Uruguay este boleto se encontraba a un par de cuadras del estadio Maracaná en mil dólares.

Ahora, en cuartos de final, sigue el incremento. Aficionados colombianos aseguraron a este medio que no consiguen y que cuando le ofrecen les piden 2 mil dólares por la categoría uno.

El estadio de Fortaleza tiene capacidad para 67 mil personas. Todo indica a que en esta oportunidad los hinchas colombianos no llegarían ni a los 20 mil, una cifra muy pequeña si se tiene como referencia que en Belo Horizonte, Brasilia, Cuiabá y Río de Janeiro a Colombia siempre lo acompañaron en cada juego más de 40 mil personas.

Muchos colombianos comienzan a salir de Brasil desilusionados porque no pudieron ver a su Selección en el juego más importante de la historia. La mayoría hizo planes de estar en la Copa Mundo en la primera fase y como máximo en los octavos de final, por lo que no compraron boleta para ver los cuartos.

Pero otros, movidos por el corazón, siguieron gastando todos sus ahorros y emprendieron viaje hacia Fortaleza con la esperanza de ver el juego y gritar una vez más “Vamos Colombia”.