En la casa de Pelé, el más grande

Carlos Caballero V.
SANTOS, BRASIL
1 de Julio de 2014 08:21 pm
  • Esta fotografía me impresionó y está enmarcada en el estadio Urbano Caldeira de Santos. // CARLOS CABALLERO V. -ENVIADO ESPECIAL EL UNIVERSAL

  • Esta fotografía lo dice todo. Pelé fue el más grande y admirado en Brasil. // CARLOS CABALLERO V. -ENVIADO ESPECIAL EL UNIVERSAL

  • Muchas imágenes dicen de lo grande que fue Pelé para Santos. // CARLOS CABALLERO V. - ENVIADO ESPECIAL EL UNIVERSAL

  • Pelé, el más grande. // AFP

Brasil y el mundo entero aún se rinden a los pies de Edson Arantes do Nascimento, más conocido como Pelé, al que también se le distingue como el O Rei o Perla Negra.

Y el estadio Urbano Caldeira de Santos, su casa y en donde se inmortalizó como rey, tiene un santuario grandísimo que le hace un homenaje al mejor futbolista que ha tenido Brasil en todos los tiempos.

Rogeiro Tornela, de 62 años, nacido en esta población, define en unas cuantas palabras lo que significa Pelé para uno de los equipos más populares del mundo. “Es el máximo ícono del fútbol, la marca del Santos en el planeta”, comenta a las afueras del estadio, en donde el exastro del balompié mundial salió cargado en hombros en innumerables ocasiones.

No es hablar solo de los 1091 goles que Pelé marcó con el Santos, es también referirse a los tres títulos del mundo que consiguió (1958, 1962 y 1970), sin dejar de un lado su magia, el encanto de la improvisación, del ingenio, de la malicia y de la inspiración. Así ha quedado grabado por siempre en la mente de quienes lo vieron jugar y registran los videos que han tenido la oportunidad de ver las nuevas generaciones.

Al ingresar al santuario se observan cualquier cantidad de fotos de Pelé. Una en especial me llamó la atención, la de una imagen que mostraba al 10 haciendo una chilena en los aires, volando por el cielo, ese mismo que alcanzó a tocar él con su grandeza. Ese registro fotográfico de color negro es una imagen legendaria, perfecta, de una pintura de jugada que en aquel tiempo solo tenía su sello.

En ese sitio se observan los zapatos que usó Pelé en los campeonatos mundiales, medallas, trofeos, diplomas, cartas, bufandas, así como la foto de una gran pancarta situada a las afueras del teatro municipal que decía “Hoy no trabajamos porque vamos a ver a Pelé”.

Los más de 9 mil visitantes, que han ido a este lugar durante el Mundial de Brasil, también pudieron conseguir libros y videos con la historia del Santos y de Pelé.

También se encuentran fotos de Neymar, Robinho y Elano, por mencionar los más recientes, entre otros, que también pasaron por Santos. Pero solo tienen un pequeño espacio dentro de este amplio santuario, dedicado en su gran mayoría a Pelé.

A las afueras del estadio, en toda la esquina, queda ubicada la Peluquería Didí, que también esta llena de fotografías del más grande jugador del Santos.

Es atendida por un señor de poco más de 60 años que se llama Didí, quien afirma: “Ni reuniendo a todos santuarios que hay en Brasil en honor a Pelé se podría estar cerca del verdadero valor de lo que significó él para el fútbol mundial. No hay palabras ni homenajes posibles que puedan tener la grandeza de Pelé”.

 

Las comparaciones

Luego de las hazañas de Pelé apareció en la década de los 80 otro grande. Se trata del futbolista argentino Diego Maradona, quien además ha sido considerado como el mejor de todos los tiempos y que sumó un título mundial en 1986.

En la actualidad, Lionel Messi, también argentino, marca un punto alto en la historia del fútbol mundial por todo lo que ha logrado con el Barcelona de España.

Sin embargo, ninguno de los dos ostentan los récords de ese mulato que nació un 23 de octubre de 1940 en Três Corações, un municipio ubicado en el sur del estado de Minas Gerais, y que se dio a conocer al mundo en el gran Santos de Brasil.

 

El dato

 

Con 17 años, Pelé fue campeón con Brasil en 1958. En 92 oportunidades vistió la camiseta de Brasil en partidos oficiales. En su carrera como profesional marcó 1282 goles en 1366 juegos disputados. Actuó en el Santos entre 1956 y 1974 y terminó su carrera en el Cosmos entre 1975 y 1977.