“El gol de James lo cogí pleno”

Carlos Caballero V.
FORTALEZA, BRASIL
6 de Julio de 2014 06:31 pm
  • Roberto Quintana es un camarógrafo cartagenero, radicado en Bogotá, que con el de Brasil ya sumó el cubrimiento de tres mundiales. // CARLOS CABALLERO V. -ENVIADO ESPECIAL EL UNIVERSAL

Esta vez fue diferente, este Mundial permanecerá grabado en mi mente y mi corazón”. Así define

Roberto Quintana Vanegas, camarógrafo cartagenero lo que ha sido su tercera experiencia en la cita orbital que se realiza en Brasil.

“Estuve en el gramado de juego en el partido Colombia-Uruguay. El gol de James lo cogí pleno, de frente, seguí paso a paso esa jugada, en donde la para con el pecho y saca un botizo que se fue la red”, relata Roberto, de 51 años y quien se desempeña como camarógrafo de RCN Bogotá.

Ya había estado en el Mundial de Alemania en 2006 y en Sudáfrica en 2010, en dos experiencias que recuerda con agrado. “En ambos mundiales estuve alrededor de dos meses. En Alemania visité el estadio Alianza Arenas y eso me llenó el corazón, mientras que en Sudáfrica me emocionó mucho estar en el cierre de Shakira, colombiana y costeña para más señas. Eso me erizó la piel”, agrega mientras comienza a arreglar su equipo de trabajos para meterse en el estadio Fortaleza a cubrir el juego Brasil-Colombia.

Pero nada como cubrir un mundial en donde participa la selección del país que lo vio nacer. “Yo lloré el día del debut de Colombia, le había pedido tanto a mi Dios que me diera la oportunidad de cubrir un mundial en donde estuviera el equipo de mi Nación. Yo estaba en las playas de Copacabana porque me había tocado Río de Janeiro y, entonces, escuché el himno nacional, lo canté con emoción, así como lo corearon las más de 40 mil personas que estuvieron en el juego de Belo Horizonte entre Colombia y Grecia. Es una alegría indescriptible”, comenta.

Tuvo la oportunidad de seguir con el lente de su cámara cada una de las incidencias del juego entre Colombia y Brasil, realizado en Fortaleza, en los cuartos de final. Reconoce, que al final, lloró de la impotencia por no haber pasado y de la felicidad por la gallardía que mostraron los pupilos de José Pékerman. 

"Los colombianos metimos al pentacampeón en su propio arco, terminaron pidiendo tiempo, los pusimos a sufrir. Merecimos más, pero el fútbol es así", sostiene. 

Asegura que en los mundiales anteriores no había tenido tanto acceso a los sitios como en este mundial. “El que no está participando tiene menos chance de todo, pero el que está en el torneo tiene la posibilidad de hacer muchas cosas. Aquí todo el mundo tiene que ver con Colombia”, afirma don Roberto, nacido y criado en el barrio Paseo de Bolívar.

Empezó su trabajo de camarógrafo de forma empírica hace 30 y desde el 2000 fue contratado por RCN así que se trasladó a Bogotá, en donde felizmente ejerce su profesión. “He hecho muchos cursos porque esto avanza todos los días en la tecnología y hay que capacitarse. Estoy feliz en  la Capital, pero no dejo de hablar de mi Cartagena, mi ciudad, el Corralito de Piedra que llevo en mi corazón”, puntualiza.

Está casado con Damaris Ortiz, con quien tiene dos hijos: Sharon Quintana y Robert de Jesús. También tiene una hija mayor que se llama Rosaura Quintana,quien fue fruto de su primer matrimonio.