Con lágrimas, James se despidió del Mundial en que reinó

COLPRENSA
BOGOTÁ
4 de Julio de 2014 05:59 pm
  • En la ciudad de Fortaleza Brasil derrotó a Colombia 2 -1 y lo eliminó de la Copa Mundo de la FIFA Brasil 2014. // COLPRENSA

Con lágrimas en los ojos el joven volante del Mónaco de Francia y parcialmente el goleador de la Copa del Mundo con 6 tantos, James Rodríguez, se despidió de Brasil 2014 como la figura no solo del partido sino del campeonato hasta esta instancia. 

Desde el inicio del encuentro, el colombiano de 22 años mostró el porqué se ha ganado las miradas del mundo del fútbol. Luchó cada pelota en contra de las decisiones arbitrales y se sobrepuso para buscar la victoria de su país. 

A pesar del tempranero gol de Thiago Silva, Rodríguez tomó las riendas del equipo, que en algunos momentos del primer tiempo se vio desesperado e impreciso. 

Sin embargo, el 10 de la tricolor sabía evadir sus rivales, como a Maicon, una ficha clave de experiencia en el elenco brasilero que en ocasiones detuvo las gambetas del colombiano y el avance ofensivo de Colombia. 

Al comienzo de la parte complementaria, Colombia corrigió algunos errores que había cometido en el inicio del partido, y James, por todos los sectores del terreno de juego del estadio Castelao de la ciudad de Fortaleza, corrió con la garra que lo caracteriza. 

Al minuto 67, cometió una falta cerca del área de su compañero de equipo, David Ospina, por lo que recibió una tarjeta amarilla que solo el árbitro vio. James le reclamó alegando los golpes que recibió de los jugadores brasileños. 

Dos minutos después el jugador del Chelsea de Inglaterra, David Luiz, convirtió el segundo gol de Brasil, con un soberbio remate que clavó en el palo izquierdo de Ospina. 

La recompensa para james llegaría a 11 minutos del final, luego de una jugada en la que le puso un pase al delantero Carlos Bacca, este fue derribado en el área por el arquero Julio Cesar, quien recibió solo amarilla, luego de que el central decretara penal. 

James se pondría al frente del balón para tirar al palo derecho del arquero, y poner el descuento al minuto 79. 

Con el gol, James siguió insistiendo en busca del anhelado empate, que no llegó al término de los 90 minutos, más la adición. 

Con el pitazo final, rompió en llanto. David Luiz, Dani Alves y Thiago Silva, rivales dentro del campo de juego, lo consolaron y le dijeron que era un gran jugador. 

Cambió su camiseta con el jugador más destacado del elenco dirigido por Scolari, David Luiz, que marcó la victoria para Brasil. 

"Estoy llorando porque pienso que dejamos todo adentro. Lastimosamente el árbitro no ayudó mucho. Dejamos todo y estamos tranquilos. Dejamos todo para poder seguir", dijo en llanto James. 

"Dijeron que era un gran jugador. Tantos cracks abrazándome a mi me pone feliz", expresó James sobre el abrazo que le dieron los jugadores brasileños.