Colombianos celebraron eufóricos hasta la amanecida

Carlos Caballero V.
Enviado Especial El Universal (Belo Horizonte, Brasil)
15 de Junio de 2014 07:31 am
  • Colombianos celebrando el triunfo de la tricolor en Belo Horizone, Brasil. // CARLOS CABALLERO - ENVIADO ESPECIAL

Eufórica. Así fue la celebración anoche de los más de 40 mil colombianos que vieron ganar a su selección 3-0 en el debut en el Mundial de Fútbol de Brasil.

No solo llenaron el estadio, que lo pintaron de amarillo, azul y rojo. También hicieron la fiesta en los bares de Belo Horizonte, en donde festejaron hasta amanecer.

Los colombianos tenían deseos reprimidos que expulsaron después del triunfo de su selección. Una vez terminó el partido, a las afueras del estadio un río humano de colombianos caminaba buscando un transporte que los acercara a un sitio en donde pudieran celebrar.

Sin embargo, el primer escollo que tuvieron que superar para lograr lo que querían era la gran distancia a pie que debían recorrer para poder encontrar las diferentes avenidas.

En el recorrido la emoción era total, eso mermaba el cansancio de la caminata. “Me vine de Medellín con mi familia completa a ver ganar a mi selección. Estoy feliz por la victoria, fuimos más que ellos”, se le escuchó decir a una antioqueña que se encontraba en la multitud.

Poco a poco se fueron alejando del estadio y llegando a las avenidas, en donde tomaron buses o taxis y se dirigieron a su destino para con unos traguitos festejar la victoria del equipo de José Pékerman.

Costeños, antioqueños, bogotanos, caleños, santandereanos y colombianos de todas partes del país se abrazaron entre sí y se unieron como hermanos gracias a la selección.

Ya entrada la noche se observó bares repletos de colombianos, que veían en pantalla gigante los juegos entre Italia e Inglaterra y el de Costa de Marfil y Japón. Con música brasilera, con el ojo puesto en la tele pero también hablando de su selección, celebraron hasta que el cuerpo no les dio para más.

“Ganamos y estoy feliz. Hice un gran esfuerzo para venir y los muchachos no me dejaron mal porque ellos se esforzaron el doble para lograr la victoria”, agregó Rigoberto Babilonia, uno de los cartageneros que disfrutó hasta tarde de la celebración.

En Belo Horizonte la rumba fue total. Los colombianos se divirtieron con alegría y corearon hasta el amanecer “Sí, sí, Colombia. Sí, sí, Caribe”.