Carreras de taxi, muy caras en Brasil

Carlos Caballero V.
BELO HORIZONTE, BRASIL
16 de Junio de 2014 02:53 pm
  • Taxis en Belo Horizonte doblan el precio de lo que cuestan en Colombia. // CARLOS CABALLERO

¿Qué hacen los hinchas colombianos cuando no juega Colombia? Interesante pregunta.

Bueno, eso depende de cómo está el bolsillo, pues Brasil es un país caro y más ahora en el Mundial, en donde solamente el traslado en taxi es un duro golpe para los aficionados, aquellos que solo podrán resentirse menos si están acompañados de tres más, así hacen la famosa "vaca" y se ahorran unos pesitos.

En Belo Horizonte, la carrera mínima, de unos 5 minutos, está en 10 reales (unos 9 mil pesos colombianos). Digamos que mientras en Cartagena una carrera de Blas de Lezo al Centro Histórico dura unos 30 minutos y cuesta unos 15 mil pesos en esta ciudad de Brasil esta misma distancia tiene un valor de 33 reales (30 mil pesos colombianos).

A los que su bolsillo no les alcanza prefieren quedarse en el hotel o cuarto que alquilaron y recorrer a pie los sitios más cercanos que tengan a su alrededor.

Los más osados, quienes prefieren exponer la seguridad, se van en bus, el cual tiene un valor de 3 reales (2 mil 700 pesos). Así comienzan a conocer los diferentes sitios turísticos.

Pero también hay quiénes tienen con qué pagar los taxis para los diferentes sitios de esta ciudad. Lo cierto es que el Mundial ha disparado la economía del transporte en Belo y todas las ciudades de Brasil.

Los colombianos aplican la lógica. Quienes estarán toda la primera fase y de octavos en adelante prefieren ser más selectivos a la hora de salir de los hoteles. Eligen para conocer uno o dos sitios por ciudad y así estiran la platica.

Aquellos que vinieron solo por uno o dos juegos de Colombia sí le invierten más a los taxis y tour turísticos para conocer lo más que se pueda en los pocos días de permanencia.

Lo cierto es que en comparación con Cartagena, una ciudad catalogada como tal vez la más cara del país, los taxis en Brasil están haciendo huecos en los bolsillos a todos los turistas.