Brasil 2014, un Mundial con impacto económico

COLPRENSA
BOGOTÁ
5 de Junio de 2014 04:04 pm
  • El Mundial ofrece un impulso económico en Brasil. // COLPRENSA

La Copa Mundial de Fútbol de la Fifa, que inicia la próxima semana en Brasil, no sólo da para temas deportivos, también para temas económicos, políticos y sociales. Además, es la oportunidad y el impulso económico en cuanto a avance para el país carioca y para la región, según un informe de Deloitte.

De acuerdo con las cifras presentadas en el informe de la firma privada de servicios profesionales del mundo, Deloitte, en el Mundial 2014, se estima el impacto en la economía brasileña en cerca de 63 mil millones de dólares en el período 2010-2014. 50 mil millones serían producto del aumento de la producción nacional de bienes y servicios, y solamente 2 mil millones en los gastos derivados del turismo.

Es por esto que la Copa del Mundo significa para Brasil la modernización de su infraestructura, mejoras en la hotelería, mejoras en los servicios aeroportuarios, de redes viales, de telecomunicación y otras que modificarán la forma de vida en las ciudades anfitrionas principalmente.

Según el estudio, la inversión en servicios hoteleros posiblemente sea insuficiente para cubrir la demanda esperada, por lo que evalúan contratar cruceros para cubrir la demanda insatisfecha.

PAUTA, PREMIOS Y MARCAS

En Brasil, la pauta publicitaria diaria equipara a la inversión publicitaria del Super Bowl Norteamericano. Con empresas como AmBev, Coca-Cola, Itaú, Johnson & Johnson, Hyundai, Nestlé, Oi y Magazine Luiza invirtiendo dos millones de dólares por cada día de competencia.

Los premios que se reparten a las selecciones nacionales por participar en el mundial alcanzan los 576 millones de dólares, con premios desde 35 millones de dólares para el equipo campeón a 9.5 millones para el último.

Las principales marcas del mundo son sponsors de las 32 selecciones participantes, con adidas, Coca Cola y Nike como las marcas con mayor presencia.

TURISMO Y OPORTUNIDAD DE EMPLEO

En cuanto a turismo receptivo brasilero, aumentará un 80 por ciento; pasará de un estancamiento cercano a los 5 millones de turistas año a casi 9 millones en 2018.

En oportunidades laborales, la organización del mundial agregó un total de 3.63 millones de nuevos puestos de trabajo, que si bien son temporales, colaboraron al incremento del poder de gastos del mercado interno.

De acuerdo con los resultados arrojados en el informe de Deloitte, este tipo de eventos significan apuestas a saltos cualitativos a nivel social. Lo que Brasil pone en juego no es una cuestión meramente económica; la posibilidad de organizar un mundial es la posibilidad de demostrar al mundo capacidad de liderazgo.

Y es por esto que para la región es una gran oportunidad para respaldar la posibilidad de que Latinoamérica tome un lugar importante a nivel geopolítico en los próximos años.