Farándula

En una aburrida ceremonia de los Óscar, Neil Patrick Harris salvó la noche