Cultural

La Gran Parada estuvo más tradicional y folclórica que nunca