Farándula

¡Qué sabor! El padre Linero demuestra ser un fiel diomedista