Messi le ganó el duelo a James

Carlos Caballero
Santiago, Chile
28 de Junio de 2015 12:00 am

Colombianos y argentinos llegaron al estadio de Sausalito a apoyar a su equipo, pero también a ver quién ganaba el duelo entre James Rodríguez y Lionel Messi, dos de las grandes figuras del momento en el fútbol mundial.

Aunque James, días antes del juego, haya bajado la temperatura diciendo que era una falta de respeto y una injusticia compararlo con Messi, aficionados que asistieron al juego y los televidentes estaban a la expectativa de ver quién jugaba mejor.

En Sausalito se enfrentarían el 10 del Real Madrid, el equipo más mediático y uno de los más poderosos del mundo, ante el 10 de Barcelona, sin dudas el mejor club del mundo en la última década.

Y en este sentido, Messi le ganaría el duelo a James, quien ya le había ganado uno a Neymar en el partido con Brasil.

El argentino frotó su lámpara y sacó un toque de magia en varias jugadas. Se le vio activo en el juego, rápido, preciso, con ganas, más cerca de ser el Messi que quieren ver los argentinos, que le cuestionan al 10 no rendir en la Selección como lo hace en el Barsa.

Lionel no le marcó a Colombia gol, pero en la cancha sí marcaría diferencia en la mayoría de las acciones. Cuando tenía la pelota en los pies era difícil quitársela, él inteligentemente protegía el balón y avanzaba o tocaba, sobre todo a los costados, para generarle dificultades a Colombia.

Fue tal vez el mejor partido que se le observó a Messi en esta Copa, en donde aún no había sido la estrella que los amantes del buen fútbol queríamos ver. Ante la tricolor brilló, aún no en la gran dimensión que lo hace en su club, pero brilló. Tuvo un fútbol fino, cercano al que se le conoce.

Mientras que a James le costó mucho. No fue su mejor partido, no apareció en el juego cuando Colombia necesitaba de un conductor que organizara el medio campo, que elaborara fútbol, que hilvanara jugadas de peligro.

El 10 colombiano lució por pasajes muy desesperado y se dejó ganar de los nervios. Eso se notó claramente en la entrega de sus pases y la revolución desenfrenada a la que jugaba. No estuvo tranquilo.

A Rodríguez, goleador y máxima figura del Mundial de Brasil en 2014, no le fue bien en la Copa. En Chile no marcó goles y, además, se fue del torneo sin ni una sola asistencia.

James le dijo adiós a Chile sin realizar un buen torneo, pero intentando eso sí darlo todo en la cancha por el bien de su Selección.

Messi seguirá en escena ahora en semifinales. El crack sabe que tendrá que dar más y llevar a Argentina al título para así comenzar a ratificar con trofeos en su país lo que es él como jugador.

Por ahora, James y Messi se volverán a ver las caras cuando toque el clásico español entre sus clubes y también en la próximas Eliminatorias. Aún no hay fechas definidas en ninguno de los dos torneos. Y aunque el 10 colombiano sea modesto y diga que no, los amantes del buen fútbol seguirán a la expectativa para ver quién gana el duelo entre ellos.


El dato

Ambos hicieron efectivos sus cobros desde los doce pasos. Cobraron con calidad y excelente ubicación. Tuvieron frialdad para marcar desde el punto penal, demostrando una vez más que esta es una de sus especialidades.