Colombia: Derrota ante Venezuela fue un polo a tierra

AP
SANTIAGO DE CHILE
15 de Junio de 2015 03:22 pm

Un balde de agua fría en el momento correcto.


Tras llegar a la Copa América con enormes expectativas, la Selección de Colombia se toma la derrota 1-0 ante Venezuela en su debut como una advertencia de que no ganará por nombre y que los logros del Mundial son cosa del pasado.

"Esta derrota de ayer (el domingo) fue como un polo a tierra para que estemos atentos, para que sepamos que no va a ser nada fácil", comentó el lunes James Rodríguez.

El volante del Real Madrid quedó a deber ante la Vinotinto. Sin espacios y marcado hasta por tres jugadores cada vez que recibió el balón, fue aislado del juego colectivo y no encontró las avenidas para habilitar a los delanteros Radamel Falcao y Carlos Bacca.

Sin esa chispa que deslumbró en Brasil, Colombia cayó en el juego físico, abandonó la circulación a ras de piso y abusó del pelotazo, una característica que no va con la personalidad que le impuso el técnico José Pékerman.

"No te vamos a mentir, nos dolió mucho ayer contra Venezuela", señaló el lateral Camilo Zúñiga. "La sentimos mucho, por ahí no la esperábamos, pero son cosas que se dan. Por ahí nos va servir mucho esta derrota, son enseñanzas que nos va dejando la vida y pasa por algo".

El desempeño contra la Vinotinto también dejó una interrogante abierta: ¿pueden jugar juntos James y Falcao?

El mediocampista demostró en la Copa del Mundo su capacidad goleadora. Sin la presencia del "Tigre", ausente por una lesión de rodilla, James llegó más al área y fue el máximo artillero del campeonato con cinco dianas.

En Rancagua, James jugó más retrasado y centralizado, en una posición en la que fue presa fácil de la defensa venezolana. Y Falcao, que viene de una mala temporada con Manchester United, tampoco mostró la capacidad para desmarcarse o bajar para asociarse con los mediocampistas.

"Si está Falcao, para todos va a ser bueno", afirmó James. "Creo que eso no es algo que impida que yo llegue al área".

James espera encontrar más libertades el miércoles contra Brasil, un partido casi de vida o muerte para Colombia si no quiere depender de otros resultados para avanzar a los cuartos de final.

Los brasileños encabezan el Grupo C luego de una sufrida victoria 2-1 ante Perú.

"Contra Brasil espero un partido un poco más abierto", apuntó. "Ellos también juegan y dejan jugar".