PARAGUAY


Menuda tarea la del "Pelado" Ramón Díaz en la Copa América de Chile.


En su primera experiencia como técnico de una selección, el argentino busca revivir a una selección paraguaya acostumbrada a jugar mundiales pero que no solo no se clasificó a la cita mundialista del año pasado en Brasil, sino que terminó última en las eliminatorias sudamericanas.

Paraguay sufrió una debacle inexplicable, ya que había disputado cuatro mundiales consecutivos y había llegado a los cuartos de final en el del 2010, dirigida por Gerardo Martino. Al año siguiente, con Martino todavía en el timón, jugó la final de la Copa América, en la que cayó ante Uruguay.

La partida de Martino tras esa Copa América, sin embargo, dio paso a una profunda crisis.

"Paraguay se desinfló después del 2011 porque no aparecieron futbolistas nuevos", opinó el entrenador y analista deportivo Benicio Martínez Díaz. "Va a la Copa América con algunos veteranos que fracasaron en las eliminatorias, buscando defender el vicecampeonato obtenido en 2011, porque no surgieron nuevas figuras impactantes para el recambio inmediato".

La impresión generalizada es que Díaz apostará por esta vez a varios veteranos para dar paso luego a las nuevas figuras en las eliminatorias del próximo mundial.

Entre los históricos que convocó Díaz preliminarmente figuran el portero Justo Villar (Colo Colo, de Chile), el defensor Paulo da Silva (Toluca de México) y los delanteros Roque Santa Cruz (Cruz Azul, México), Lucas Barrios (Montpellier, Francia), Nelson Haedo Valdez (Eintracht de Francfort) y Oscar Cardozo (Trabzonspor turco), todos los cuales tienen de 30 años para arriba.

"Es como comenzar con los bolsones llenos de dudas: veteranos desgastados y jóvenes que no terminan de despegar", se lamentó Martínez Díaz.

No fueron tenidos en cuenta otros tradicionales bastiones del equipo como los volantes Edgar Barreto (Palermo, Italia), Christian Riveros (Olimpia) y Enrique Vera (Liga de Quito, Ecuador) o los defensores Antolín Alcaraz (Everton, Inglaterra),  Carlos Bonet (Cerro Porteño) y Claudio Morel (12 de Octubre).

A Paraguay no le será fácil sobrevivir a la primera ronda ya que está en el mismo grupo que Argentina y Uruguay. El único rival supuestamente accesible es Jamaica. A la segunda ronda avanzan los dos primeros de cada grupo y los dos mejores terceros.

Díaz, quien ganó ocho títulos como técnico de River Plate en Argentina, dijo que se avecina "un ineludible cambio generacional", pero que hay que ser "cauteloso e inteligente".

El técnico convocó a numerosos veteranos y dejó afuera a promesas jóvenes como Sergio Díaz, que a los 17 años juega en la primera división con Cerro Porteño, y el media punta Angel Romero, de 21 años y quien milita en el Corinthians de Brasil, cuyas convocatorias muchos daban por descontadas.

"El joven defensor Gustavo Gómez, del Lanús argentino, no fue llamado pero sí está el veterano da Silva que, obviamente, por edad, no podrá jugar las eliminatorias" del próximo Mundial, señaló Martínez Díaz. "En la delantera no fue convocado Sergio Díaz pero sí lo incluyen a Santa Cruz, que por edad y las rodillas lesionadas, tampoco será determinante".

"Queremos que los chicos vayan creciendo futbolísticamente" antes de recargarlos de responsabilidades, explicó Díaz.

En sus dos primeros amistosos del 2015, con Díaz al mando, Paraguay igualó 0-0 con Costa Rica y perdió 1-0 frente a México.

CON INFORMACIÓN DE AP