MÉXICO


México no repetirá el error de hace cuatro años, en que no sobrevivió a la primera ronda tras llevar un equipo juvenil, e irá a la Copa América de Chile con un plantel de jugadores experimentados, capaces de dar pelea.


En Argentina 2011, los mexicanos apostaron a juveniles, reforzados con tres veteranos, y a un entrenador alterno, Luis Fernando Tena. El resultado fueron tres derrotas y el último lugar en el torneo continental, al que asisten como invitados desde 1993.

"Creo que estamos armando un equipo bueno que aspire a llegar a la final de la Copa América", dijo el entrenador Miguel Herrera, quien llevó a México a los octavos de final del Mundial de Brasil 2014 luego de pasar sólo seis meses en el cargo.

Igual que hace cuatro años, México reservará a sus mejores jugadores para la Copa de Oro de la CONCACAF, que se juega apenas termina la Copa América. Pero en esta ocasión enviará a Chile a jugadores con trayectoria, incluidas algunas figuras como el zaguero Rafael Márquez, un veterano de 36 años que milita en el Hellas Verona de Italia y que participará por quinta vez en una Copa América.

También estarán los volantes Jesús Manuel Corona (Twente de Holanda) y Javier Aquino (Rayo Vallecano de España), el delantero del Atlético de Madrid Raúl Jiménez y el arquero José de Jesús Corona, titular del equipo campeón olímpico del 2012, que estuvo en casi todos los partidos de las eliminatorias de la Copa Mundial y fue reserva en Brasil 2014.

"Es un equipo sólido, con jugadores están listos para luchar. México ya estuvo en dos finales de Copa América y aunque sabemos que este torneo tiene a grandes equipos como Argentina, Brasil y Chile, mantenemos la esperanza de poder conseguir el objetivo", señaló Herrera.

México estuvo a los tumbos en las eliminatorias. Herrera fue el cuarto técnico de ese proceso y logró enderezar el rumbo  y clasificar al equipo en un repechaje. En el Mundial el equipo dejó buenas sensaciones a pesar de quedar eliminado en la segunda ronda, igual que en las últimas cinco ediciones de la justa. Cayó ante Holanda 2-1, cumpliendo un buen papel.

Herrera, quien renovó su acuerdo para seguir en el cargo, tropieza con una orden de la CONCACAF que obliga a sus afiliados a darle prioridad a la Copa de Oro de Estados Unidos, a donde irán la gran mayoría de los jugadores que militan en ligas europeas.

Para México es imperioso ganar la Copa de Oro pues la clasificaría a la Copa Confederaciones de Rusia del 2017.

Los mexicanos quedaron en el mismo grupo que Chile, Ecuador y Bolivia. Chile, local y de buen papel en el Mundial, es favorito para llevarse una de las dos plazas clasificatorias a los cuartos de final y se cree que México puede aspirar a la segunda. También avanzan los dos mejores terceros.

"En el papel Chile es favorito, pero en la cancha se tiene que demostrar. Estarán en casa y con su afición, pero vamos con la idea de jugar contra el que sea", afirmó Herrera. "Tenemos la idea de reivindicarnos de lo que pasó hace cuatro años".

CON INFORMACIÓN DE AP