ECUADOR


Técnicos colombianos cultores del toque llevaron a Ecuador a tres de las últimas cuatro Copas Mundiales, pero no lograron sobrevivir a la primera ronda de la Copa América.


Ahora Ecuador, uno de tres países que nunca conquistaron el torneo continental, apuesta por un argentino un poco más atrevido, Gustavo Quinteros, quien espera conseguir en Chile 2015 algo más que lo que hecho por sus predecesores Hernán Darío Gómez, Luis Fernando Suárez y Reinaldo Rueda, ninguno de los cuales pudo clasificar al equipo a la segunda ronda en la últimas cuatro ediciones.

Quinteros, quien asumió en marzo, se hizo cargo de un equipo que tuvo un papel pobre en la copa Mundial de Brasil, donde mostró un fútbol defensivo muy criticado por los ecuatorianos y fue eliminado en la fase inicial. No tendrá mucho tiempo para trabajar, pero promete cambiarle la cara al equipo conservando la misma base.

El argentino nacionalizado boliviano, que jugó y dirigió la selección de Bolivia, se dio a conocer en Ecuador como técnico del Emelec, al cual sacó campeón los dos últimos años haciendo un fútbol rápido, alegre y efectivo.

En los dos primeros cotejos amistosos bajo su dirección, Ecuador perdió con México 1-0 y con Argentina 2-1, aunque evidenció un fútbol más vertical y agresivo, con un esquema solidario de juego en que todos buscaban recuperar el balón.

Tras las derrotas no hubo críticas altisonantes y el técnico de Argentina Gerardo Martino dijo que "en apenas dos partidos Quinteros ha dado una idea consolidada de juego. Sabe lo que quiere. Este equipo tiene futuro".

La gran novedad de Ecuador en la Copa América será el nuevo planteo táctico, ya que los nombres son más o menos los mismos de la Copa Mundial, con excepción del delantero Miller Bolaños, del Emelec, máximo goleador del equipo y de actuaciones descollantes en la Copa Libertadores. Es un jugador oportunista,  punzante, que lleva permanente riesgo sobre el arco rival.

La columna vertebral siguen siendo Alexander Domínguez en el arco; Juan Carlos Paredes, del Watford inglés, y Walter Ayoví, del Pachuca mexicano, en la defensa; Cristian Noboa, del PAOK griego, y Antonio Valencia, del Manchester United, en el medio, con Bolaños como el único seguro en el ataque.

Pero con Quinteros Ecuador dejó de lado la escuela colombiana de toque y posesión del balón. Al argentino le gusta un fútbol rápido, con transiciones veloces entre defensa y ataque y marca desde tres cuartos de cancha.

Su llegada cayó bien y le dio aire el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol Luis Chiriboga, cuya permanencia al frente de ese organismo estaba en duda tras el Mundial de Brasil.

El delantero Wálter Ayoví, del Godoy Cruz argentino, dijo que en los pocos entrenamientos con el nuevo técnico "tratamos de comprender la forma en que él quería jugar. Al fútbol ecuatoriano le va a hacer bien el que tengamos un técnico con muchas ambiciones".

El entrenador señaló que "se ha plasmado en cancha la idea que quiero. Con más partidos y entrenamiento vamos a estar mucho mejor".

"En la Copa América esperamos jugar más de tres partidos para llegar de la mejor manera a la eliminatoria, que es nuestro objetivo principal", añadió aludiendo a la fase clasificatoria a la próxima Copa Mundial.

Ecuador es parte del Grupo A de la Copa América, junto con el anfitrión Chile, México y Bolivia.

Tiene pactado en junio otros dos amistosos con Panamá, uno en ese país y otro en Guayaquil. 

CON INFORMACIÓN DE AP