Cartagena

Sin tinta ni papel y ascensores dañados, el panorama en despachos judiciales