Cartagena

Incongruencia, clave en la apelación de Aquarela