Cartagena

Estallido de alabanza en la Plaza de Toros: un acto de fe