Cartagena

Baldosas en la Cárcel de Ternera, ¿arma de doble filo?